Tengo XP… bueno, en realidad Ubuntu

xpgnome La idea de modificar la interfaz de Linux para hacerlo parecer otro sistema operativo nunca me atrajo mucho, aunque siempre hice pruebas a ver qué se podía igualar. Siempre solemos decir que si al usuario le mueves los íconos, ya suele protestar de que no puede usar la computadora, imaginemos si le cambiamos toda la interfaz: el rechazo suele ser casi inmediato(1).

Viendo como ayudar a los usuarios con Ubuntu, se me ocurrio buscar una forma de dejar un escritorio parecido a XP… y encontré el XpGnome.

La instalación es trivial:

  1. Descargar el archivo compactado de la página de XpGnome
  2. Descompactarlo
  3. Correr script ./InstallXpGnome

La interfaz del usuario se cambia en el momento de instalación y, si el usuario tiene permisos de administración (sudo) puede instalar el tema en logín gráfico GDM, en el mismo proceso.

El resultado me sorprendió, de hecho me cuesta darme cuenta que no es un XP lo que se muestra. Mejor júzgelo Ud. mismo:

1. A menos que tu seas Microsoft que cambia la interfaz y la mayoría de sus usuarios la quiera probar. Este es un mérito de Microsoft.