Raspberry Pi como cliente torrent

Hace ya tiempo pre-compré un Raspberry Pi, tuve mi plazo de espera (como de 3 meses) y lo recibí hace casi 6 meses atrás en casa; pero desde aquel momento no me hice un tiempo para atender a este hermoso aparatito. Pero esta semana comencé a armarlo en forma decidida hasta crear un cliente Bittorrent y podes descargar archivos y compartirlos.

En este artículo describo brevemente cómo lo hice.

2013-03-09-20.40.45

Instalación

Luego de tener arrancado y configurado en la red el Raspberry Pi con Raspbian procedí a instalar transmission-daemon que fue lo que encontré más adecuado luego de analizar un poco otras opciones como uTorrent

apt-get install transmission-daemon

Crear los directorios necesarios para transmission-daemon donde esté montado el disco externo, en este caso /data (que lo coloco en el /etc/fstab para que lo monte siempre):

cd /data
mkdir torrent
cd torrent
mkdir info finish temp
chown debian-transmission info finish temp

Editar archivo de configuración /etc/transmission-daemon/settings.json y cambiar

«download-dir»: «/data/torrent/finish»,

«incomplete-dir»: «/data/torrent/temp»,
«incomplete-dir-enabled»: true,

editar archivo de daemon /etc/default/transmission-daemon y cambiar

CONFIG_DIR=»/data/torrent/info»

reiniciar transmission para que cree la estructura por defecto en /data/torrent/info

/etc/init.d/transmission-daemon restart

detener transmisión:

/etc/init.d/transmission-daemon stop

Crear un symlink del archivo creado al /data/torrent/info

cd /data/torrent/info
rm settings.json
ln -s /etc/transmission-daemon/settings.json

Nota: Si se arma al revés, dejando en /etc/transmission-daemon un symlink hacia el archivo original en /data/torrent/info el sistema lo sobre-escribirá cada vez con información por defecto (parece ser algo hardcoded).

Iniciar transmisión nuevamente

/etc/init.d/transmission-daemon start

Conectar la interfaz web (tunel ssh)

Transmission-daemon quedará esperando conexiones en el puerto definido en rpc-port del archivo /etc/transmission-daemon/settings.json, por defecto el 9091; así que http://IP-RaspberryPi:9091 me conectará con la interfaz de administración de transmission.

Conectar desde internet requiere abrir los puertos y redirigirlos a al Raspberry Pi. Se podría hacer con el puerto 9091, pero la seguridad estaría basada en la validación de transmission, así que preferí reenviar el puerto 22 y armar cada vez un tunel con el servicio SSH.

ssh -p22 -L 9091:localhost:9091 pi@micasa.dyndns.org

y conecto con el navegador desde cualquier lugar de internet a http://localhost:9091 para acceder a la consola de administración que me pedirá primero usuario/clave de transmission.

Descargar archivos del disco externo a mi notebook

Algunos documentos en la web sugieren utilizar ownCloud para bajar los archivos desde el Raspberry Pi. Es una solución interesante, pero requiere un servidor web con soporte PHP que van a recargar el Raspberry Pi, y una configuración adicional.

¿Para qué?, si tenemos SSH que es una puerta a la felicidad, entonces con SSHFS dejo disponibles los archivos descargados en mi notebook y los puedo abrir y copiar normalmente como cualquier otro archivo; con la ventaja que no es necesario ningún nuevo servicio o configuración.

Este es el comando que utilizo, para montar en una carpeta bajo mi home que he creado con el nombre RaspberryPi

sshfs -p22 pi@micasa.dyndns.org:/data/torrent/finish RaspberryPi/

Otros documentos en la red

De gran ayuda fue el artículo de Electro titulado «Cliente Torrent con Raspberry Pi», que fue mi guía para toda mi configuración.

También encontré un documento de Jose L. Romero titulado «Raspberry Pi como cliente torrent», que me permitió obtener algunos otros tips para mi configuración original.

Un nuevo uso de mi blog

notepad-tricks Ayer estaba en una computadora que no era la mía, haciendo la investigación en Internet de un determinado tema. Terminé encontrando bastante información de utilidad, pero no tenía como conservarla.

Podría haber abierto mi correo electrónico y escribirme un correo (fue mi primera intención), también un documento en GoogleDocs, una nota en Evernote o, lo que hubiera sido natural, usar mi propio wiki… pero no recordaba ninguna clave.

Hace ya tiempo que tengo claves únicas para cada sitio y difíciles de recordar, de hecho no las recuerdo y tengo un software de repositorio de claves (nota mental: un día de estos escribir sobre esto) al que no tenía acceso en ese momento.

Así que vine al blog y busqué un artículo más o menos relacionado al tema y escribí un comentario con toda la información que quería recordar. Y ahí quedó la información guardada.

Hace tiempo que este blog se ha vuelto un lugar donde guardo las cosas que deseo recordar y compartir; pero encontré este uso novedoso (al menos para mi) que seguro estaré usufructuando más frecuentemente.